sábado, 4 de abril de 2009




guardé ese cuaderno bien lejos, lo guardé en algún lugar que no frecuente, en algún lugar que no sea fácil de recordar... Lo guardé para ver si guardaba también lo que sentía al hacerlo tan mío; lo guardé para ver qué pasaría si me falta nuevamente, para ver si después de haberlo encontrado una vez sentiría la misma angustia que sentí cuando por primera vez lo perdí; lo guardé para ver si se destiñe... pero sobre todo lo guardé por mí, lo guardé para un día encontrarlo y leerlo, para ver si me cautivan sus letras o si, simplemente lo que me cautiva, es lo que producen en mí estos días...

1 comentario:

la crisantema dijo...

estos dias son unos productores empedernidos de cosas tan, pero tan extrañas

besos